LA PATRIA AYER. LA PATRIA HOY

 

El jueves  cumplimos años como Patria, un nuevo aniversario de aquel 25 de Mayo cuando se formaba por estos pagos el primer gobierno patrio.  Una vez más en las escuelas, en los medios de comunicación social, en los actos cívicos, nos inundamos de patria.

Pero que es la Patria?, Qué rara sensación vivimos el 25 de mayo?

Parecía  indiscutible que, desde que se llevaron a cabo los festejos del bicenterario, las fechas patrias tomaran otra dimensión. Aquella fiesta, ocurrida en 2010, hace tan solo 6 años ,  fue impresionante, desde su armado, su gesto simbólico y desde la participación de la gente en la calle.

Pero este es un país donde las cosas cambian abruptamente. Los 25 de mayo son  distinto: ya no hay espectáculos populares, ni fuegos artificiales, ni invitaciones a festivales masivos. El 25 del año pasado fue con la Plaza de Mayo vallada, con personas golpeando las rejas y reclamando poder ingresar, este 25 solo con desfile militar y tedeum.

Por una plaza semi desierta, volvió a cruzar  el presidente y sus funcionarios para ir al tedeum de la catedral.

Una contradicción histórica: lo que festejamos es que  hace más de 200 años la gente, justamente, fue a la plaza, se movilizó para ,primero, saber de que se trataba, y, después, para exigir. Seguramente de esos –y otros actos con la gente en la plaza-surgió aquella frase que a este periodista tanto le gusta usar que cuando el  pueblo hace historia lo hace caminando por la calle,  sin embargo, este 25 otra vez algunas  calles estuvieron cerradas, no permitieron que la gente camine por ella.

Si de algo debe servirnos aquellos  festejos del bicentenario y  otros donde las plazas se llena de gente para volver a repetir lo que se decía antes "el pueblo quiere saber de qué se trata"    es para volver a creer en la fuerza y el origen movilizador genuino de nuestro pueblo (que se note que dije pueblo y no gente, al menos déjenme usar la terminología pueblo hoy que hablamos del 25 y que  hace 207 años el pueblo quería saber de qué se trataba).

Este pueblo, gestador de movilizaciones impresionantes, el del 17 de octubre, el de la semana santa amenazada por carapintadas, ese es el que  tiene piernas firmes para movilizarse, que le agrada movilizarse: que lo que suele faltar son motivos o fuerzas coherentes convocantes.

Una de esas fuerzas coherentes son los partidos políticos, no son los únicos, son una de los movimientos que, por historia, por presente, por lógica motivación, convocan, movilizan

Pero está claro que quienes hoy asumen el gobierno nacional prefieren a la gente en sus casas.

Uno supone que les va a costar, ya que es este país el que se movilizó el 17 de octubre, en la revolución del parque, en el cordobazo (y todos los “azos”) , en  la defensa de la democracia  entre otros episodios  y como decían nuestras abuelas lo  que se crea y se gesta no se pierde.

Allí está entonces la capacidad movilizadora de nuestra gente: dormida, apaciguada, pero viva. Tremendo desafío para nuestra dirigencia aprovechar lo que siempre estuvo y que hoy algunos quieren volver   a dormir.

 

Alguna vez Eva Giberti le dijo a este periodista que recordar aunque se una vez al año alguna fecha o efeméride nos sirve como sociedad para obligarnos a pensar y a discutir sobre ese hecho. En parte eso es lo que pasa cada 25 de Mayo o cada 9 de Julio o cada 20 de junio, nos obligamos a pensarnos como un colectivo unido, nos imponemos volver a pensarnos como quienes somos, nos auto exigimos a pensar como nos provocaron tipos como Moreno, Belgrano, Jauretche o San Martin.