Zazpe nos sigue haciendo falta

(Por Ricardo Serruya)

Este 24 de enero se cumplió un nuevo aniversario de la muerte de Monseñor. Vicente Faustino Zazpe. Una muerte que,  dejó y aún hoy deja muchas dudas.

Pero la muerte de Zazpe  abrió también las puertas para que quien fuera su Obispo Auxiliar, Mons Sotrni, se convierta en el Jefe de la Iglesia Santafesina.

Cuando corría el año 1994, el actual diputado Provincial, periodista y amigo Carlos del Frade, estaba en la realización de una investigación periodística  que finalizó siendo un libro de imprescindible lectura: “La Iglesia y la Construcción de la impunidad”. Tuve el privilegio de participar en ese trabajo con un apéndice que relata la valiente vida del Padre Catena y su experiencia en el viejo barrio el Triángulo (hoy Villa del Parque) . También colaboré aportando  algunos datos y en la confección   de una entrevista al Párroco de la Basilica de Guadalupe.

Fue una calurosa tarde en la que, con Del Frade,  entrevistamos al por entonces Padre Edgardo Trucco, en la Basílica Nuestra Señora de Guadalupe. Eran los tiempos de Monseñor Sotrni y faltaba todavía para saber que ese Obispo terminaría sus días en la ciudad cordobesa de La Falda, expulsado de la Iglesia santafesina por delitos sexuales cometidos en el Seminario arquidiocesano de Santa Fe.

Eran tiempos donde nadie acusaba al Obispo Storni.

Salvo el padre Trucco.

Fue en aquella oportunidad que el párroco de la Basílica, nos contó que monseñor Arancibia , por aquellos días arzobispo de Mendoza, estaba tomando declaraciones a seminaristas, sacerdotes, ex seminarias  y otros personajes en torno a la conducta de Storni. Llegó a confirmarnos que esa labor, de manera secreta, se llevaba a cabo en la vecina ciudad de de Paraná,  más precisamente en la casa particular del entonces arzobispo de Entre Ríos, Estanislao Karlic.

Aquellas denuncias fueron rebatidas por la Iglesia local y hasta por importantes figuras políticas (que incluyen al por entonces  gobernador Obeid). Solicitadas en el Diario El Litoral y una catarata de acusaciones eran cuestión diaria. El único medio que publicaba las notas firmadas por Del Frade fue Página 12.

“Solo la verdad nos hará libres”, es una de las frases bíblicas relatadas por Jesús, y la verdad asomó el día 29 de diciembre del año 2009 cuando la Justicia condenó al ex Obispo Storni quién,  por su edad, purgó condena en su domicilio

Si  bien años después la Justicia santafesina anuló la sentencia condenatoria , la investigación realizada por Mons Arancibia terminó separando a Storni de su puesto de Pastor de la Iglesia Santafesina y terminó sus días residiendo en la localidad cordobesa de La Falda

Los dichos de Trucco fueron –además de valientes- reveladores. Como revelador fue también su sospecha sobre la muerte de Zazpe.

Si bien nunca se pudo comprobar que la muerte de Zazpe haya sido inducida, un dudoso accidente automovilístico sufrido un tiempo antes pudo hacer sido la causa de esa lesión cerebral que hizo que un 24 de enero de 1984 el Obispo falleciera internado en un sanatorio santafesino.

Aquel Obispo que visitaba presos políticos, el que defendió a Angelelli y el que no dudaba en pisar barro para ir a dar misa o celebrar bautismos en villas de emergencia, dejaba una labor ardua e interesante.

Toda esa pastoral no tendrá continuidad durante la gestión de Sotrni.

Zazpe no fue reconocido en su totalidad. Se dijo que fue un moderado cuando, en realidad, en épocas aciagas, donde la dictadura pisaba muy fuerte, él sin estridencias, tuvo posturas valientes y dignas.

En un nuevo aniversario de su desaparición física, recordamos uno de sus mensajes, el emitido en mensaje televisivo el 25 de diciembre de 1983

“La Navidad, bajo las perspectivas de la fe, no perderá su sabor de alegría y de familia, pero tendrá un sentido más precioso: El Hijo de Dios se hace hombre para que los hombres vivan como hermanos. La celebración navideña desde la fe, es un acontecimiento trascendental; al margen de ella, un hecho baladí y sin importancia... ¿Qué es celebrar la Navidad? Es celebrar el amor de Dios sobre el mundo... El amor de Dios se manifestó en un país invadido por los romanos; pobre, marginado; ... en el establo, en el corral; no en el palacio de Herodes... El amor de Dios se manifestó en la pobreza más vergonzante, en pajas y en pañales; entre pastores y animales; sin seguridades ni apoyos.”

Por eso “no es difícil creer en el amor de Dios cuando se manifiesta en la insignificancia de un Niño... en la pobreza de María y en la sencilla protección de José... Dios nos ofrece su amor desde su despojo. Dios espera nuestro amor. Dios quiere nuestro amor y lo quiere desde cada situación concreta: amarlo en la enfermedad imprevista; amarlo en la cabecera de un enfermo; en la ancianidad achacosa; en las dificultades económicas del salario, en la vivienda precaria; amarlo desde el hijo que murió en Malvinas, amarlo en la soledad, en la muerte del esposo; amarlo siempre...

“Sería muy difícil creer en el amor de Dios, si en lugar de pajas hubiera habido sedas; si en lugar de pañales, armiños; si en lugar de pastores, hubiesen venido embajadores, pero no es difícil amarlo contemplando su Navidad en Belén, su nacimiento condicionado por la pobreza y la miseria.

“Por eso, la Navidad puede celebrarse en la Cárcel de Coronda, Las Flores, en la Unidad Carcelaria de Mujeres, en el Hospital Iturraspe, en el Cullen y en el Protomédico Rodríguez. La Navidad se puede celebrar en los vagones y galpones de los inundados y por los que perdieron todo en la invasión de las aguas. Pueden celebrar la Navidad los discapacitados, los solitarios, los changarines, los desocupados y los marginados. Pueden celebrar la Navidad los sencillos, los limpios de corazón, los misericordiosos, los que lloran, los pacientes, los que tienen sed y hambre de justicia. Pueden celebrar la Navidad los que perdonan, los que bendicen, los que aman, los que se reconcilian. Pueden celebrar la Navidad los pecadores que se arrepienten, los adúlteros que vuelven a la fidelidad, los orgullosos que se humillan y los egoístas que se abren a las necesidades de los demás. Celebrar la Navidad es celebrar el amor de Dios hecho Niño; el amor hecho hermano y el amor hecho ofrenda.”