(Por Ricardo Serruya)

Hace ya un tiempo, la empresa Barrik Gold, encargada de la explotación de minería a cielo abierto en San Juán y en otras localidades, reconoció que se vertieron cantidades exorbitante de cianuro que afectó la cuenta del río Jáchal.

 

La causa fue la rotura de un caño que transportaba esa substancia a la mina Veladero.

Primero se hablo de algo más de 200 mil litros de solución cianurada derramadas, luego se supo que la cifra llegaba al millón de litros . Las mentiras en los discursos de los representantes de la empresa y del mismo gobierno fueron cayendo una a una.

Se presume Inocente, Programa de radio, habló con Domingo Jofre, periodista de Radio Nacional San Juán, pero también miembro de la asamblea “Jáchal no se toca”.

En la entrevista, Jofre relata que la gente hace cola para pedir botellas de aguas no contaminadas, nos cuenta que puede pasar con los diques de cola cuando las minas dejen de funcionar, y hasta llega a afirmar que “hay una bomba de tiempo instalada en la cordillera”.

A continuación la nota.