El nuevo gobierno griego propuso un referéndum para que la sociedad decida si acepta o no un nuevo plan de ajuste, fuera de toda originalidad, elaborado (calcado sería mejor decir) por el FMI, la Comisión Europea y Banco Central Europeo.

 

La idea no puede tomar por sorpresa a nadie, tres meses después de haber ganado las elecciones, Tsipras había advertido: “Si me encuentro con un acuerdo más allá de los límites, no me queda otra opción que dejar que sea el pueblo quien decida”.

Bienvenido sea que en la cuna de la democracia, los dirigentes decidan purificar el sistema, no caer en el sufragismo y sí en el gobierno de la voluntad popular, en las decisiones tomadas en comunidad, desde abajo.

Finalmente los griegos se vistieron de dignidad y le dijeron NO a las recetas económicas que ya probaron su fracaso.

El voto griego obligó a los líderes y los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona a reunirse: lo hicieron en Bruselas esperando que el premier griego, Alexis Tsipras, presente una propuesta de reformas económicas.

Se dijo que el gobierno griego presentaría una propuesta que, según Tsipras : “Se trata de una reforma creíble, que busca alcanzar un acuerdo económico y socialmente justo con los acreedores”.

Se Presume Inocente, programa de radio, habló sobre este tema con la periodista y escritora Telma Luzzani, de vasta trayectoria periodística, actualmente co- conductora del muy buen programa televisivo Vision 7 Internacional , trabaja además en Radio Nacional y es autora del imprescindible libro "Territorios vigilados. Cómo opera la red de bases militares norteamericanas en Sudamérica".