Desde hace ya un tiempo los economistas argentinos anuncian hechos que, luego, no suceden, y no solo eso, sus  pronósticos se encuentran en las antípodas de lo real.

Son ineficientes?  ¿Concretan discursos desde una posición ideológica para generar caos, miedo o movidas? ¿ Nos mienten? O es un cóctel de todas estas cosas?

El último libro de Alfredo Zaiat “Amenazados: el miedo en la economía” resulta ser un muy buen trabajo  sobre –entre otras cosas- estas cuestiones.

Uno de sus capítulos revela como economistas argentinos (muchos de ellos ex ministros de economía o ex funcionarios de otros gobiernos y de dictaduras) suelen acudir con regularidad a la embajada norteamericana donde –según parece- reciben un libreto a recitar y generan un teatro de acciones que va contra los intereses de las mayorías.

Es el caso de, por ejemplo, Domingo Cavallo, que fue recibido en varias oportunidades en la embajada del poderoso país del norte. Zaiat revela en su libro uno de esos encuentros, cuando, por ejemplo en febrero de 2009, el padre de la convertibilidad, regresaba al país de su “autoexilio” en Harvard  huyendo del colapso de su plan y  fue recibido por el embajador Anthony Wayne.

 En el encuentro en la sede de la embajada, nos relata Zaiat,  Cavallo mostró intención de recomponer su reputación  y jugar un papel  preponderante en la política argentina  mostrando  una preocupación creciente por la administración económica de este gobierno y  afirmando que lo único que le generaba optimismo era la proximidad de un recambio de gobierno.

Zaiat nos revela, una vez más que sus predicciones estuvieron muy lejos de la realidad, pues en el año 2010  “el país creció 9,1 por ciento, mientras que en 2011 avanzó 8,6 por ciento, cuando Cristina Fernández de Kirchner consiguió la reelección con el 54 por ciento de los votos.”

Según el libro Amenazados el miedo en la economía, en aquella charla, Cavallo “aseguró que Argentina estaba en peores condiciones que el resto de los países de la región para enfrentar los efectos de la crisis internacional. Criticó la política de desendeudamiento. Aseguró que la alternativa del gobierno de no recurrir al financiamiento del Fondo Monetario Internacional y de aplicar keynesianismo implicaba el camino directo a la “venezualización” de la economía, al tiempo que mencionó que la recomposición de relaciones con el FMI era la salvación ante las distorsiones del mercado interno.”

Este capítulo del libro de Zaiat se basa en algunos cables de Wikileaks donde se demuestra que otros economistas como Nicolás Dujovne, en ese momento economista jefe del Banco Galicia y vinculado al radicalismo también asistió a la embajada norteamericana en el año 2009,  para dar su opinión cuando se discutía la posibilidad de reabrir el canje de deuda, o  cuando  Rogelio Frigerio y Miguel Kiguel fueron en el año 2008 para expresarle al embajador Anthony Wayne y a hombres de negocios  la necesidad de lograr una  integración regional  para reducir la pobreza  mostrando además preocupación respecto de la Argentina, criticando la falta de habilidad del Gobierno para administrar el proceso inflacionario y controlar las tensiones con el sector agropecuario.

Resulta importante rescatar lo que el autor del libro aclara: Rogelio Frigerio es uno de los  economistas del PRO y Miguel Kiguel, ex subsecretario de Finanzas es y uno de los responsables del proceso de endeudamiento de los noventa.

Carlos Melconian, uno de los consultores de Macri y quizás el economista que mas anuncios falsos dio en estos últimos tiempos, fue consultado –según el libro-  en dos oportunidades. “…la primera fue el 24 de julio de 2008, cuando el equipo económico de la embajada (Econoff) le pidió su opinión respecto del reemplazo de Alberto Fernández por Sergio Massa al frente de la Jefatura de Gabinete. Un año después, a fines de julio de 2009, lo volvieron a consultar acerca de la posibilidad de que Cristina Fernández de Kirchner no finalizara su mandato. Melconian aseguró que “siempre que los gobiernos argentinos salieron debilitados de las elecciones de mitad de período y se enfrentaron a una situación de deterioro económico, la estrategia fue avanzar en medidas de resguardo contra un colapso. Pero la estrategia puede fallar y la economía puede colapsar antes de las elecciones presidenciales. Eso es lo que ocurrió en la transición de Alfonsín-Menem entre 1987 y 1989”, dijo el falso profeta y fue por mas cuando  advirtió que Cristina Fernández de Kirchner podría correr la misma suerte sombría que la de los gobiernos de Alfonsín y De la Rúa.”

Este capítulo continúa relatando la presencia de otros como la de   Daniel Artana, director de la Fundación Fiel, Javier González Fraga, Ricardo Arriazu, Federico Sturzenegger  Javier Kulesz, Miguel Angel Broda, Daniel Marx, Mario Blejer  e, incluso,  Roberto Lavagna ,  Martín Redrado y  Ricardo López Murphy, siendo éste último uno de los consultores que registra la mayor cantidad de visitas a la embajada.

Se presume Inocente, programa de radio, entrevistó a Alfredo Zaiat, a continuación se puede escuchar la entrevista donde el autor aclara cuestiones por demás de interesantes.