Radio En Vivo

Por Lucía Puebla

Actualmente, las licencias por paternidad en Argentina están sancionadas bajo la ley de contrato de trabajo N° 20.744, que sostiene que los hombres pueden gozar de sólo 2 días posteriores al nacimiento del niño. A gran diferencia de las mujeres, a las que se les otorga una licencia pre parto de 45 días y una post parto de 90 días (3 meses). Hay numerosos proyectos de ley que apuntan a extender las licencias por paternidad, pero duermen en el congreso.

¿Por qué es tanta la diferencia entre hombres y mujeres? ¿Los hombres no tienen derecho a gozar de una licencia adecuada al tiempo de adaptación con sus hijos?

Existen arraigadas cuestiones que las tomamos como legítimas, es decir, las aceptamos como naturales,  al otorgar sólo dos días se refuerza la idea de que la mujer debe ser la “responsable natural” de sus hijos. Es una ley que excluye y que asigna roles que son estereotipos de una sociedad obsoleta.

Esto se debe a que en la sociedad todavía perduran cuestiones ligadas al machismo que sostienen que las mujeres deben ocuparse de sus hijos  y por eso se ve como obvio y lógico que sean las mujeres quienes tienen más licencia que los hombres.

A su vez, la ley rechaza todo tipo de familia constituida de otra forma que no sea la de una pareja heterosexual. En el caso, por ejemplo, de una familia que esté formada por un matrimonio homosexual, de dos hombres que quieren ser padres, cada uno tiene sólo 2 días para estar con su hijo. En este tipo de situación se le está negando al niño un tiempo adecuado de adaptación y de crianza.

Esta situación afecta no sólo a las mujeres que son madres sino también al resto de nosotras. Hay una tendencia que limita nuestra participación laboral, la posibilidad de conseguir ascensos, o de tener trabajos en tiempo completo, y como consecuencia, la posibilidad de conseguir aumentos o mejores ingresos, resultando ser uno de los motivos por lo que,  a la hora de contratar a una persona, si se presentan un hombre y una mujer, se prefiere naturalmente al hombre, pues la licencia que se le otorga no hace que se ausente por tanto tiempo como la mujer. Hecho que trasciende que, al momento de solicitar el trabajo la mujer sea madre, pues siempre se supone que en algún momento cercano lo será.

Una norma, entra tantas otras, que termina incrementando la discriminación sexual laboral, y una vez más  alimenta la desigualdad entre mujeres y hombres.

3 thoughts on “Licencias por paternidad: consecuencias de una ley desactualizada

  1. Si …es cierto. Es injusto. Debe revisarse ese tema. Considero que es un derecho de ambos progenitores disfrutar de los inicios despues de nacido el hijo o hija.

  2. Excelente razonamiento… aunque no coincido plenamente. Igualmente, es cierto. En el caso de una pareja lesbiana sería extremadamente abusivo… Buen punto de reflexión!

  3. Estimo que habría que cambiar la ley de fondo, esto es la Ley Nacional Nro. 20744.- Coincido con lo publicado, toda vez que en principio la norma es discriminatoria. También es cierto que existen numerosos anteproyectos de modificación del articulado en el Congreso, los que no han sido tratados a la fecha. A mi entender el nacimiento de un ser, enerva por igual el derecho del padre y de la madre. Esperemos que pronto se modifique la norma e iguale los derechos. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram